Santa Marta sale 06:43 se oculta 21:11 sale 22:30 se oculta 10:31

Noticias

Las periferias, la misericordia y los pobres: ejes centrales del pontificado del Papa Francisco

12 de Noviembre de 2019Acontecimientos Compartir:

 La primera jornada del Congreso internacional "La aportación del Francisco a la teología y a la pastoral de la Iglesia" se ha titulado "La Iglesia, principio de unidad del género humano" y ha tenido la participación de los cardenal Juan José Omella, Luis F. Ladaria y Matteo Zuppi, y de los profesores Margarita Bofarull y Armand Puig i Tàrrech, rector del Ateneo Universitario Sant Pacià.

El Papa Francisco: apertura y reforma

La inauguración del Congreso ha sido a cargo del Cardenal Juan José Omella, Gran Canciller del Ateneo. Omella ha puesto en relieve, por un lado, el pensamiento abierto del Francisco afirmando que sueña con una Iglesia que abra procesos sin cerrarse en la búsqueda de seguridades, y por otro, en la reforma de la iglesia que se está llevando a cabo: "la reforma de la Iglesia no se visualiza necesariamente en determinadas decisiones, casi mediáticas, sino que se practica, sobre todo, mediante una nueva sensibilidad que debe atravesar todo el cuerpo eclesial y que se podría concretar en tres expresiones, centrales en el pensamiento del Papa: «misericordia», «conversión pastoral y misionera» y «diálogo con todos»." Francisco, dijo," habla al corazón de la gente con un lenguaje directo y personal, cargado de imágenes y sugerencias (...) pero también habla con los gestos ".

Dos conceptos: pueblo y comunión

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, cardenal Lluís Ladaria, ha titulado su ponencia "Una Iglesia en comunión y sinodal". El cardenal Ladaria ha defendido que no se puede dudar de "la centralidad que la categoría Pueblo de Dios tiene en el pensamiento del Papa al hablar de la Iglesia"; y ha recordadounas palabras del propio papa Francisco: "la imagen de la Iglesia que más me gusta es la del santo pueblo fiel de Dios; es la definición que utilizo frecuentemente. La pertenencia a un pueblo tiene un fuerte valor teológico: Dios, en la historia de la salvación, ha salvado un pueblo. No existe identidad plena sin pertenecer a un pueblo. Nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae teniendo en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se realizan en la comunidad humana". Esta especial sintonía con la Iglesia Pueblo de Dios viene de lejos, explicó el cardenal Ladaria, y "tiene sus orígenes en la teología del pueblo característica de su tierra natal, de la que su pensamiento eclesiológico está profundamente impregnado". En este punto se puede apreciar "la especial fidelidad del Pontífice a la doctrina genuina del Concilio Vaticano II", apuntó el Dr. Ladaria.

Como conclusión, el cardenal Ladaria ha recordado la importancia de "conjugar bien" las nociones de "pueblo y comunión" a la hora "de impulsar con vigor la actividad misionera de toda la Iglesia". "Mientras la noción de pueblo comporta varios vínculos entre los individuos que lo componen, la categoría comunión aplicada a la Iglesia contiene intrínsecamente un componente ontológico, que arraiga la categoría de pueblo en su perspectiva propiamente teológica -ha argumentado el Dr. Ladaria-: se trata de una comunión en el ser y en el amor de Dios, los cuales son, por sí mismos, expansivos ".

"El significado propiamente cristiano de pueblo, comunión y sinodalidad, y su intrínseca e inseparable conexión, así como la hemos configurado a la luz de un sano sensus fidei, nos dirige en modo analógico pero pertinente a la lógica y dinámica trinitarias, pertenecientes al mismo corazón de Dios ", añadió. "El Padre, con sus inseparables manos -¡Jesucristo y el Espíritu Santo-, plasma y replasma el mundo -donde encuentra corazones de hombres y de mujeres disponibles transformándolos, de muchos individuos dispersos, en un pueblo peregrinando y misionero, llamado a recapitular todo el mundo en los planes salvíficos de Dios que es amante del destino bueno de todo hombre ", concluyó el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

 

Congrés Papa Francesc

 

Una Iglesia tocada por el amor

Margarita Bofarull ha hablado de la Iglesia madre de misericordia y samaritana. Bofarull cree que este tipo de Iglesia "no es autoreferenciada sino que sale hacia las periferias, en palabras del Francisco, periferias geográficas y existenciales. Una Iglesia que va hacia las personas que muchas veces nuestras sociedades dejan al margen. De corazón abierto, que se compadece, que se conmueve". "Así como la teología que predica el Francisco - agregó -, es una Iglesia desde los pobres y para los pobres, pero sobre todo es una Iglesia que está tocada, en el sentido integral, por el amor".

Francisco y la conversión pastoral y misionera

El Cardenal Matteo Zuppi ha hablado de "La Iglesia, pueblo Santo de Dios, sujeto del anuncio del Evangelio". Ha explicado que el papa Francisco habla de una conversión pastoral y misionera y cómo esta conversión es la esperanza en la sociedad cada vez más secularizada en que vivimos. "Creo que esto cambia muchísimo la vida de las parroquias y las comunidades". Esta conversión, Zuppi la entiende como una actitud del día a día, también con carácter pastoral: "esto significa que hay un cuidado en relación a los demás que nos afecta a todos, un afecto y una responsabilidad hacia los otros con el fin de cuidarse". "No es fácil -dijo-, porque es más fácil cuidarse a uno mismo y vivir el Evangelio de manera individual. Esta conversión nos ayuda a vencer la sensación de cerrarnos, ya que "la solución pasa siempre por abrirse".

Francisco integra en un solo diseño las dos líneas de actuación en relación a los pobres (la estructural y la personal) y las coloca bajo el signo de la solidaridad y del destino universal de los bienes. La escucha de los pobres no se hará desde un corazón que codicia los bienes de este mundo. A su vez, como contrapeso de esta actitud, lleva a cabo algún "acto esporádico de generosidad". Al contrario, escuchará los necesitados el que haya entrado en una "nueva mentalidad que piense en términos de comunidad."

Los pobres son un don y una tarea para la Iglesia

La última comunicación del día ha sido a cargo del Dr. Armand Puig, rector del Ateneo Universitario Sant Pacià. Puig ha dicho que Francisco ha culminado un itinerario que arranca con el Concilio Vaticano II y la frase del Papa Juan XXIII que decía: "La Iglesia se presenta tal como es y quiere ser, como la Iglesia de todos, y particularmente la Iglesia de los pobres". El Dr. Puig ha afirmado que una de las líneas fuertes que debe marcar el futuro de la Iglesia "debe ser" la opción de los pobres. "Los pobres no pueden ser unos extraños al núcleo central de la Iglesia, -añadió- no deben ser situados en los márgenes de la vida social. Más bien ellos pertenecen de pleno derecho en la comunidad eclesial y su lugar es el primer banco de la asamblea cristiana, no el último".

También ha hecho referencia a que la Iglesia debe acoger a los pobres de manera especial, y en este sentido, cree que debe alejarse de la acción asistencial que podría hacer una administración pública para pasar a dar una acogida "esencial" en relación al Evangelio de Jesús:" los pobres siempre serán en medio de la Iglesia y habrá hacerles el bien, es decir, acogerlos, integrarlos y amarlos como los hermanos más pequeños del Señor Jesucristo".

Los ponentes en las parroquias

Al finalizar las sesiones académicas, dos de los ponentes han visitado parroquias para acercar el congreso en las comunidades. La Dra. Margarita Bofarull ha presentado "La misericordia como misión" en la parroquia Satn Fèlix de Sabadell, y Mons. Matteo Zuppi, "Cómo anunciar el Evangelio en la gran ciudad" en la parroquia dels Sants Màrtirs Just i Pastor (Barcelona).