San Cosme y San Damián sale 07:43 se oculta 19:40 sale 20:50 se oculta 11:17
-->

Noticias

El AUSP participa en la Asamblea General de la Federación Internacional de Universidades Católicas

2 de septiembre de 2022Noticias Compartir:

El Ateneo Universitario Sant Pacià ha participado en la 27ª Asamblea General de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC), celebrada del 30 de julio al 3 de agosto en el Boston College (EE.UU.). Los profesores que han representado el AUSP han sido el Dr. Emili Marlés, vicedecano de la Facultad de Teología de Cataluña, y el Dr. Daniel Palau, profesor de la FTC y director de la Cátedra de Teología Pastoral.

En este encuentro, que se convoca cada tres años, han participado más de 200 miembros de 42 países. La voluntad de estas asambleas generales es ser un entorno de debate y reflexión sobre el lugar de las universidades católicas en el contexto actual. Este año, la temática ha tenido la voluntad de profundizar sobre el "Legado y transformación en un mundo de cambios: la educación superior católica y el futuro".

Además de un espacio de debate, también es un espacio en el que se votan los miembros directivos de la FIUC. En este sentido, la dr. Isabel Capeloa (UCP, Universidad Católica de Portugal) y su equipo fueron reelegidos por otros tres años para estar al frente de la FIUC.

El Dr. Dani Palau, presente en la Asamblea de la FIUC, destaca los siguientes puntos del evento:

"La reflexión sobre el mundo educativo es imprescindible en un mundo que vive aceleradamente la secularización, la ausencia de una responsabilidad social cada vez más requerida por todos, el aumento de la competitividad, y la exigencia, desde la vertiente cristiana, de una responsabilidad obvia en la construcción de un mundo en el que la paz no puede ser anecdótica, así como tampoco la frecuencia y la necesidad del diálogo. Esta reflexión nos lleva a sostener que el mundo educativo está conectado estrechamente con el mundo de la cultura, tal y como ha expresado el papa Francisco en su carta encíclica Fratelli tutti (FT 198-224): que los centros educativos superiores forjen la cultura del encuentro, del consenso, de la amabilidad y de la paz, no debe ser algo raro en sus propuestas formativas.

 

El humanismo transversal de las universidades católicas

La asamblea afirmaba la existencia de evidentes desafíos del presente, ante los que es necesario promover en todos nuestros centros académicos el deseo de la trascendencia, y por tanto, de aceptar que las investigaciones e investigaciones científicas siempre quedan abiertas e incompletas, porque apuntan a una plenitud que va más allá de lo antropológico. Un segundo elemento que no puede olvidarse es la importancia de revestir profundamente los estudios superiores de un humanismo no ficticio, tanto en el alumnado como en el profesorado, para aproximarse a la realidad con una mayor capacidad de transformación y de acompañamiento de situaciones humanas siempre nuevas. Y por último, se cree del todo necesario no relegar la propuesta de la fraternidad a un lugar secundario, y es que de hecho, se hace necesario redescubrir tanto el «tú» como el «nosotros», ante los que todos estamos llamados a desarrollar nuestra vocación de eternidad y plenitud.

La asamblea tuvo varias intervenciones con ponencias y testimonios que ofrecían reflexiones y experiencias sobre el lugar que la universidad católica debería ir ocupando en este mundo cambiante. Es importante pensar conjuntamente sobre el papel y el sitio de los estudios académicos superiores en el mundo de hoy. Nuestras instituciones académicas no son empresas aisladas, llamadas a prestigio según los criterios del mundo. La excelencia deseada siempre debe tener una connotación antropológica unida a la propuesta del Evangelio, vivido y compartido eclesialmente.

Como consecuencia, es evidente que la búsqueda de oportunidades y contactos para posteriores eventos e intercambios entre docentes y alumnos de diferentes centros, no es sino tan sólo la punta del iceberg de un mundo, el de las universidades, que tiende por un lado a la complejidad internacional, política, empresarial y económica, pero por otro, según la identidad cristiana, a una mayor implicación y dedicación social de sus esfuerzos y anhelos. El reclamo social no puede ser ignorado bajo ningún tipo de prioridad, sino que ésta es precisamente su prioridad: educar para construir un mundo nuevo en el que la esperanza no se convierta en un reclamo anecdótico ni fugaz.

 

La intervención del Dr. Emili Marlés destaca el curso de Ciencia y Fe del AUSP

Por último, hay que dejar constancia de que el Dr. Emili Marlés ha tenido la oportunidad de presentar, junto a otros profesores de Latinoamérica, la perspectiva y el planteamiento pastoral de la universidad católica en el contexto presente. En su intervención pudo constatar la importancia de convertirse en misioneros atentos a tantas oportunidades que se van presentando en el transcurso de los años de formación universitaria de aquellos jóvenes que estudian en la universidad. La edad juvenil es un momento propicio para las buenas preguntas y también para los planteamientos de vida cristiana. Los años de la juventud son esos años en los que la vida toma una dirección decisiva. Es necesario, así, que los profesores sean capaces de detectar los momentos vitales de los alumnos y ofrecer un acompañamiento sincero en los procesos de maduración. Asimismo, no hay que perder la oportunidad, como ha apuntado el Dr. Marlés, a convertirse en incisivos en el diálogo, por ejemplo en el ámbito de la relación de la universidad con el mundo. En ese momento, se presentó la experiencia de un diálogo cada vez más y más necesario entre la fe y la ciencia a través del curso on-line de ciencia y fe que propone la AUSP. Por último, el Dr. Marlés hizo mencion la necesidad de acompañar a los universitarios de nuestras parroquias, o bien, lo que es lo mismo, no descuidar la conexión de las universidades con las parroquias diocesanas."

 

Fotografía: Dr. Emili Marlés, Dra. Isabela Capeloa, presidenta de la FIUC, y Dr. Dani Palau.